Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Resena de La Revista De Cuba

    Reseña de La Revista De Cuba (Reedición de Reporteros Sin Fronteras en
    colaboración con el Center for a Free Cuba)
    2006-04-12

    Foto: Julio González Mendinueta.
    En un diciembre de principios de siglo empezó a circular De Cuba; unas
    páginas de libertad en el Centenario de la República. Era un trabajo de
    reencuentro del periodismo alternativo que hablaba del en Cuba,
    de los presos, el atropello, opiniones, polémica, de una campaña de la
    disidencia conocida como el Proyecto … Se quería hacer algo que
    recordara a Bohemia.

    Con la tutoría magistral de Ricardo Gonzáles Alfonso, su director, y la
    asesoría de Raúl Rivero, fundadores de la Sociedad Manuel Márquez
    Sterling (miembro de la red internacional de Reporteros sin Fronteras)
    para formar a periodistas independientes y a raíz de habérsele concedido
    a esta el Premio Anual de la Fundación Hispano Cubana, la revista duró
    tres números.

    Era demasiado para el régimen castrista. “La de los
    setenta y cinco” selló la suerte de aquellos que se propusieron ser
    profesionales, éticos, honestos. Con el lema Por la tradición y el
    futuro, somos el presente en el editorial, comenzó la odisea destinada,
    primordialmente, a los huérfanos de opciones informativas; los cubanos
    que viven en la isla. Intentaremos, con la humildad que carga todo
    intento, de reseñar (si el todo cabe en mi tintero) los dos primeros
    números de este proyecto troncho (el segundo vio luz en febrero de
    2003). El tríptico y último septembrial número lo levantó de la nada
    para denunciar, alertada del esperado arresto, el osado talento de
    Claudia Márquez.

    El reseñador, Luis Couso Perdices, dándole los toques finales a su
    escrito. Foto: Julio González Mendinueta.
    De aquí, de lo que pasa adentro, abre con Marvín Hernández Monzón
    hablándonos de la metamorfosis de un miembro de
    (DSE); tema retomado en el segundo número de la revista por José Gabriel
    Ramón Castillo en Un tronco de agente. Ricardo Gonzáles Alfonso se
    pregunta cual es la pata más importante del trípode de la prensa en
    Cuba, además “desmitifica” al apóstol en Martí sin lentejuelas. Tania
    Quintero (también en El regreso…del David-diáspora que el totalitarismo
    cubano no supo descubrir; #2/2003, Pág.6) y Luis Cino deshojan la
    discriminación racial (sexual en Travestís en la Habana) y los
    prejuicios (religiosos) en una Habana babilónica. La mediocridad del
    campo literario cubano, su uniformidad, la verdad de las mentiras, son
    temas desmembrados por Claudia Márquez en Al borde de una crisis. Por un
    colmillo de oro Jorge Olivera Castillo arremete contra la penosa y
    lamentable situación de los centros hospitalarios. Iria González-Rodiles
    Ruiz nos asegura que la cosa se va poner mala, lo mismitico de siempre.

    De Allá, de lo que pasa afuera del charco, repercute con pensamiento,
    Apuntes sobre la post-modernidad, de Orlando Fondevila. El “triunfo
    sobre el sol” del industrialismo culmina con la duda y el temor por la
    identidad espiritual del hombre. La Hora de la Unanimidad totalitaria
    testimonia la pérdida del equilibrio a principios de los sesentas. Su
    autor, Luis Aguilar León, reproduce su denuncia de aquel entonces por
    esa plena por la que se ha luchado en Cuba tenazmente.

    Agradecemos al Cuba Free Center el envío a nuestra redacción de la
    reedición de La Revista De Cuba. Foto: Julio González Mendinueta.
    Contrapunto nos presenta a Martha Beatriz Roque y Vladimiro Roca
    comentando acerca de la convergencia, y Manuel Cuesta Morúa con Osvaldo
    Alfonso Valdés (Una alternativa vigente) sobre el proyecto Varela,
    cubriendo opiniones. La revista aprovecha la ocasión para homenajear a
    la Dulce Maria (Loynaz) de Cuba, al pintor Cundo Bermúdez
    (contraportada del segundo número)al centenario del nacimiento de
    Nicolás Guillén (Balada de los dos abuelos) y Wilfredo Lam (la
    contraportada del primer número muestra un fragmento de La Jungla), como
    también convocarnos al concurso literario por los del
    siglo XXI y al Primer Encuentro Independiente de Artistas y Escritores
    Cubanos bajo el título de “Vivir la Isla”.

    Los Foto-reportajes de Omar Rodríguez Saludes presentan instantáneas de
    la calle, de ese realismo (sismo) so racista y sus consignas, Otro Martí.

    En De la cultura, José Prats Sariol nos asegura en su reseña que ha sido
    una excelente idea reeditar “Juegos de damas” de Belkis Cuza Malé con
    sus paradojas, además de ofrecernos tres de los treinta y dos poemas del
    cuaderno. En ellos se manifiestan la angustia de la precariedad
    cotidiana, el acabado caserón de muebles viejos con las huellas del
    antiguo cuerpo sin desaparecer. La ruina espiritual. Azar y destino.
    . Rodolfo Damián nos recuerda al Virgilio que se nos fue en medio
    de un silencio cartesiano; el más irreverente de los intelectuales cubanos.

    La patria celebraba en 2002 el centenario de la constitución de la
    república. Sobre este magno acontecimiento Hugo Araña medita en Ah, la
    República. Por primera vez después de 1959 se efectuó en nuestro país
    la presentación de un libro (el proyecto de Bibliotecas Independientes
    “Ojos Abiertos”) sin el asomo de la censura, según Omar Rodríguez
    Saludes. Como también sin censura, parsimoniosa, completamente desnuda y
    pronta al suicidio, caminaba Eve por el malecón. La mismísima verdad (De
    Cuba) caminaba por la Habana y Juan F. Pulido le acompañaba. La sección
    cerraba con tres poemas de Adela Soto Álvarez, premiados en el concurso
    El Heraldo 2002, en donde la ausencia de fe, memorias y plegarias nos
    asaltan, cuando… es demasiado ronco el viento que nos carga.

    El reseñador comparte con miembros de la redacción de Misceláneas de
    Cuba su (re)creación. Foto: Julio González Mendinueta.
    La jocosidad (De Risa) del caribeño es mítica. Mira que confundir los
    dientes con el estómago (Mi tío Carmona de Héctor Palacios Ruiz). Pero
    cuando Don Hatuey cuenta, en El encubrimiento de Cuba, la historia del
    máximo cacique organizando “Las Bateyadas” y negociando el oro, los
    tracatanes aplaudiendo, la cotorrita jinetaína pidiendo comida y el
    de los Apaches, pasas de las carcajadas al llanto como si fuese
    un filme de Chaplin. ¡Hay tantas teclas que no se pueden tocar! Diría el
    Bobo de Abela.

    En De Economía, expone retrospectivamente la
    revelación de la caña de azúcar, desde su introducción en la isla a
    principios del siglo XVI, pasando por la dependencia respecto al mercado
    norteamericano, la danza de los millones, el crack bancario, la
    concurrencia, las expectativas tronchas de la diversificación y
    eliminación del latifundio en el “triunfo del 59”, hasta su inevitable
    colapso. En el segundo número, Chepe reaparece con un basto balance
    económico del año 2002. La prosa poética de Raúl Rivero en Tiempo (de)
    tenido nos habla de la necesidad de apartar a la burocracia vernácula de
    la agricultura (de lo contrario nos quedamos sin malangas ni mariposas)
    y como, desde su espacio mínimo, se siente dueño hasta de la lluvia.
    La sección De Diplomacia provee al lector de Una política exterior desde
    la oposición por Miriam Leiva, quién también se pregunta si
    cambia. Una
    actualidad apócrifa para el enclave isleño.

    Pero eso no es todo. Sociedad brinda una síntesis del trabajo realizado
    por la Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling en 18 meses
    después y el proyecto Varela una petición ciudadana en cinco propuestas
    mediante un referendo. Además, el movimiento TODOS UNIDOS promueve a
    dicho proyecto como fundamento jurídico y político en Propuesta de
    medidas para salir de la crisis. La Vitrina rota (Deportes) de Iván
    García reluce la triste situación de atletas, que otrora glorias, hoy
    se divagan entre rejas, drogas, olvido. A todos no se les mide con la
    misma vara. Además se nos recuerdan, En dos tiempos, las perlas de antes
    del 59; José Ramón Fonst, el genial Capablanca, Carvajal el andarín, El
    Kid, entre otros, y el éxodo actual.

    Acostumbrase llamar Estado de Derecho a aquel donde…y así el Dr.
    Wilfredo Vallín Almeida, De ley, se somete, sin discutir sobre la
    existencia o no de este en Cuba, sino más bien a descascarar la
    problemática en la relación ciudadanía-autoridad, la ignorancia,
    desinformación, el absurdo, exponiendo algunos ejemplos e informando al
    cubano de lo que debe saber. En el número de febrero, el mismo nos dice
    que algo insólito sucede con la visita de James Carter a la Habana. De
    Siempre presenta a Manuel Márquez Sterling y Rafael Conte. Unas cortas
    reseñas biográficas de ambos periodistas y ensayos. Técnica periodística
    nos educa, nos ofrece una selección, una mina a cielo abierto, del Libro
    “Manual para periodistas” de Malcolm F. Mallete. La revista concluye con
    la sección De Gazapos. De acuerdo con Néstor Baguer, nunca dejamos de
    aprender con el idioma, especialmente si la media cambia lechuga por
    amapola.

    Como habíamos dicho, el tercer número fue una edición emergente.
    Parecería un milagro si no fuera una necesidad nacional. Con Claudia
    Márquez, Tania Quintero, su hijo, y gran parte de sus miembros en
    prisión después de las negras semanas de Marzo, la revista parió un
    corazón, un testimonio irrevocable que denuncia La Mordaza (ley 88), las
    órdenes de registros, detenciones, la situación en los penitenciarios,
    esposas e hijas clamando justicia. Poesía presa. Monólogo del culpable.
    La muerte lenta y las madres. Desde la cárcel vuelan los tomeguines como
    regalo del cielo. También la crónica del trágico destino de vivir a
    tientas en una celda, En Huelga…

    La condena internacional no se hizo esperar y quedó plasmada en este
    ápice. El difunto pontífice afligido por la ola de represión, Serrat
    repudiando la ejecuciones, Saramago defraudado, miles y miles de firmas
    condenando, Condenando…

    Misceláneas de Cuba aprovecha las alas de la historia para resonar en su
    homónimo ¡De Cuba! y llenarse de profesionalismo, decoro, de oro. De ese
    que brilla en la entrega, la fe.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=5173

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *