Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    NADA NI NADIE VA A CAMBIAR MI MODO DE LUCHAR PACÍFICAMENTE

    "NADA NI NADIE VA A CAMBIAR MI MODO DE LUCHAR PACÍFICAMENTE"…
    ENTREVISTA AL EX PRISIONERO DE CONCIENCIA JULIO CÉSAR LÓPEZ
    2007-03-26.
    Juan Mario Rodríguez, Corresponsal en la isla de Misceláneas de Cuba

    El pasado 3 de febrero fue excarcelado por las autoridades cubanas el
    prisionero de conciencia Julio César López Rodríguez, después de 18
    meses de encierro injusto, período en el que no se le instruyó de cargos
    y sufrió la agudización de los problemas de que padece.

    El prisionero fue detenido el 22 de Julio del 2005 en su domicilio y
    trasladado con brutalidad hasta la unidad de la Policía Nacional
    Revolucionaria (PNR) ubicada en 7ma y 62, municipio Playa."Con mala
    forma me dijo el oficial de la Seguridad que no tenía derecho a hablar",
    fueron las primeras declaraciones del prisionero de conciencia, quien
    accedió a entrevistarse con éste .

    : ¿Qué condiciones carcelarias sufrió?

    Julio César López: Estuve en 7ma y 62 un promedio de quince días bajo
    unas pésimas condiciones de vida. Había un solo turco (hueco en el piso
    donde se realizan las funciones vitales) para más de cien detenidos. Fui
    trasladado a 100 y Aldabó posteriormente, donde permanecí hasta el 18 de
    enero del 2006.

    Allí me encerraron en una celda con tres reclusos, dos de ellos
    delincuentes muy peligrosos acusados por homicidio y por robo a mano
    armada en una casa. Una celda de 2×3, sin ventilación ni higiene, con
    filtraciones de excrementos y orina desde el techo, provenientes del
    baño de la celda de arriba. Fui torturado sicológicamente al igual que
    mi familia, amenazado con ser condenado por la ley 88 (mordaza).

    El día 15 de enero del 2006 me declaré en , y el día 18
    de enero me trasladaron a la prisión Canaleta en la provincia Matanzas,
    por rebeldía. Allí me recibieron el teniente coronel Tápanez y el mayor
    Brito. Tápanez es el jefe de esa prisión llamada "el monstruo blanco"
    por ser una de las más represivas de Cuba.

    Me dijeron que yo no podía tener contacto con ningún , que todos
    los presos que yo tratara de capacitar y de atraer hacia mi iban a ser
    sancionados también. En el penal me pusieron en una compañía de
    "pendientes", donde no acepté el alimento porque estaba junto a presos
    comunes de alta , personas a las que les estaban pidiendo 30
    años por homicidio, por asesinatos, por violaciones.

    Allí llegué con severos problemas de salud, problemas de la vesícula, de
    úlceras, sarna y hemorroides muy severos.

    A las tres semanas me llevaron al del municipio Colón, una sala
    conocida como la salita C, que parecía un establo. Me negué a quedarme
    allí y fui devuelto sin recibir atención médica al penal.

    Los abusos y los atropellos contra los presos son constantes. Golpizas,
    mala alimentación y atención médica, falta de medicamentos, baños
    tupidos, agua insalubre, brotes de diarrea y leptospirosis son las cosas
    que allí vi diariamente.

    P: Usted protagonizó varias huelgas de hambre.

    JCL: Como le dije la primera fue el 15 de enero del 2006.Al cumplirse el
    primer aniversario del Congreso de la Asamblea para Promover la
    Civil me declaré en huelga de hambre los días 20 y 21 de mayo del
    2006.También en ese año en el mes de septiembre durante la celebración
    en Cuba de la Cumbre de Países No Alineados. La última la realicé a
    partir del 11 de enero del 2007 por espacio de ocho o nueve días
    exigiendo que se nos hiciera juicio y que el aclarara nuestra
    situación. Me fui a ver el oficial de la Seguridad, Orlando, y me dijo
    que teníamos que esperar que el Consejo de Estado determinara, que no
    había ningún tipo de acusación contra mi.

    P: ¿Recibió muestras de solidaridad? ¿Por qué piensa usted que fue
    excarcelado?

    JCL: Tenemos que agradecerles a muchos hermanos de la oposición,
    activistas, periodistas que siempre estuvieron preocupados por nuestra
    situación dentro de las prisiones. A la Unión Europea y a los
    congresistas de los , principalmente a Lincoln Díaz
    Balart, quienes exigieron al gobierno cubano nuestra liberación.

    Nuestra liberación no fue un acto humanitario. Pienso que fue una
    táctica del juego del gobierno buscando beneficios o acercamiento a la
    Unión Europea que tanto se le ha distanciado.

    P: ¿Cómo ve el panorama político y social de Cuba?

    JCL: Es muy inestable. No se ve acercamiento del gobierno con el pueblo,
    con la oposición. El pueblo cubano necesita que le muestren que ese
    cambio que necesita es posible, y ese cambio tenemos que impulsarlo los
    opositores.

    P:¿Cómo marcha su recuperación?

    JCL: Mi salud está muy deteriorada. Padezco hipertensión, problemas
    circulatorios, estoy muy débil, sangramiento por úlceras. Me han visto
    dos médicos y me han dicho que presento un cuadro clínico muy extraño.
    Temo que me hayan inoculado algo en la prisión, alguna sustancia tóxica.

    P: Planes futuros.

    JCL: Continuar con la práctica de la desobediencia civil en las calles.
    Además, como tarea primordial, rescatar la unidad de la oposición, unión
    que existía en el 2004 y 2005.

    P: Todo el trabajo que dio como resultado la celebración del Primer
    Congreso de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil.

    JCL: Efectivamente. Nosotros llevamos a cabo también el trabajo de
    aseguramiento.

    P: Comente sobre las políticas de los Estados Unidos y la Unión Europea
    respecto a Cuba.

    JCL: Creo que son muy acertadas. Debemos pedirles que traten de
    conversar más con el gobierno exigiéndole que respete a la oposición, y
    que divulguen por el mundo todo lo que está pasando en Cuba.

    P: Alguna última consideración.

    JCL: Exhortar a la oposición cubana, en nombre de todos los presos
    políticos y del pueblo cubano, que se unan. Vamos a mirar hacia un
    futuro mejor, sin odios, sin rencores ni venganzas. Reiterar que nada ni
    nadie va a cambiar mi modo de pensar, mi modo de luchar pacíficamente
    por este pueblo que admiro, quiero y al que me debo.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=9504

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *