Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    El PEN Club de Escritores Cubanos y la Causa de Cuba

    Diario Las Americas
    Publicado el 09-28-2007

    El PEN Club de Escritores Cubanos y la Causa de Cuba

    Por Angel Cuadra

    (Ponencia presentada en el acto por los diez años de existencia del PEN
    Club, en el Koubek Memorial Center, el 15 de septiembre 2007)

    En agosto de 1997 se celebró en Edimburgo, Escocia, el 64 Congreso del
    PEN Internacional. Un grupo pequeño de escritores cubanos exiliados en
    Miami –hoy nuestro PEN, que ahora celebra sus diez años de existencia-
    había solicitado su ingreso en el PEN Internacional, la más grande y
    longeva fraternidad de escritores a nivel mundial, y tal solicitud debía
    presentarse para su aprobación ante la Asamblea General de Delegados del
    PEN Internacional que, con unos doscientos representantes de alrededor
    de 90 países, sesionaban en el majestuoso salón del Parlamento de Edimburgo.

    Por encargo y en representación de aquel grupo de iniciadores del hoy
    nuestro PEN Club, acudí a Edimburgo, y me vi ante aquella magna Asamblea
    planteando nuestra admisión oficial en el PEN Club Internacional.
    Cuando, tras aplausos y palabras de respaldo, se aprobó por unanimidad
    nuestra inclusión en tan prestigiosa institución, sentí que la causa de
    Cuba había abierto un espacio nuevo para manifestarse en un foro
    internacional, y que una parcela de la otra cara de la cubana,
    exiliada pero en , se había asomado ante aquellos respetables
    intelectuales de tantos países, que quizás la mayoría ignoraba hasta
    entonces nuestra existencia y, con ésta también, la otra realidad de la
    problemática cubana.

    Nuestro PEN Club de Escritores Cubanos en el creció en el número
    de sus miembros y en prestigio internacional.

    Cada año Delegados de nuestro PEN acuden a los Congresos del PEN
    Internacional, que se realiza en cada ocasión en un país distinto. Cada
    año, ante la Asamblea General de Delegados presentamos una resolución,
    que es discutida y aprobada siempre por dicha Asamblea. Cada año en
    dicha resolución y tras la exposición oral de nuestros Delegados,
    denunciamos allí la falta de libertad de expresión que padece el pueblo
    de Cuba en las personas de sus escritores y periodistas independientes.
    Cada año reclamamos –y somos respaldados en dicho reclamo- la liberación
    de escritores, periodistas y bibliotecarios independientes encarcelados
    por la dictadura castrocomunista; y explicamos el acoso que esos cubanos
    disidentes u opositores padecen en la Isla.

    Reclamamos insistentemente la derogación de la Ley 88 de 2999, conocida
    como Ley Mordaza, impuesta por el cubano, y explicamos la
    monstruosidad jurídica en la que dicha medida legislativa consiste, y
    por la que, a su amparo y excusa, han sido condenados en marzo del 2003,
    por ejemplo, periodistas, bibliotecarios y escritores cubanos a
    sanciones hasta de 27 años de privación de libertad, por el intento de
    ejercer la libertad de expresión, la independencia del periodismo, la
    autonomía de la cultura.

    Como secuela de lo anterior, otros centros de PEN, como el de México,
    por ejemplo, emitió una carta pública a la opinión internacional firmada
    por su Directiva, censurando al gobierno castrocomunista por la
    promulgación de esa Ley y demandando su derogación.

    Señalamos con sus nombres y circunstancias a numerosos cubanos que viven
    bajo la represión policial, judicial y social, y hemos motivado a varios
    centros de PEN de distintos países para que acojan y nominen como
    miembro de honor a varios de esos cubanos, cuyos nombres así se difunden
    en los medios culturales e intelectuales de los más de 90 países en los
    que el PEN circula sus acuerdos y actividades.

    Sin espacio aquí para relatar las ocasiones y los actos todos que
    nuestro PEN ha realizado en obsequio de la causa de Cuba, señalemos
    éstas que siguen:

    En el Congreso del PEN Internacional que se celebró en ciudad México en
    el año 2004 se incluyó en la programación general la exposición de un
    video titulado "Represión" (en inglés) que trata de los cubanos
    condenados a prisión en la llamada de marzo del 2003,
    exhibición a la que asistieron delegados de varios países, que incluso
    nos pidieron copias para realizar en sus países programas de divulgación
    del drama cubano por ese medio.

    En mayo del 2005, cuando la oposición cívica convocó en Cuba la Asamblea
    para Promover la Civil, nuestro PEN emitió una carta abierta a
    la opinión internacional en apoyo a dicha Asamblea y, más aún,
    conseguimos el apoyo de los PEN que integran la Fundación Iberoamericana
    del PEN Internacional, cuya Presidencia hizo la siguiente exhortación:
    "Firmes al espíritu y la letra de nuestra Constitución creo oportuno
    solicitarles a cada uno de los Centro PEN de Iberoamérica que apoye, de
    manera individual y enérgica, la posición asumida por nuestros colegas
    cubanos en exilio".

    Numerosos hechos, jornadas y propósitos que ha venido haciendo en los
    diez años de existencia nuestro PEN, harían larga la lista. Pero es
    necesario agregar la labor que por la causa de Cuba hacen nuestros
    Delegados en cada Congreso, en su trato y relaciones personales con
    representantes de centros de PEN en otros países, con los que ya unidos
    en afecto de colegas intelectuales, nos brindan su simpatía y
    solidaridad con la causa de Cuba, a la que, por nuestro intermedio,
    llegan a tenerla como cuestión propia.

    Finalmente, debe agregar como labor por la causa de Cuba, la misión de
    rescate y continuación de la tradición cultural cubana que nuestro
    centro de PEN hace y representa. En la década de los 40 en Cuba existió
    un centro de PEN cuyo principal promotor fue el insigne intelectual
    Jorge Mañach. Dicho centro se clausuró, motu propio, durante el gobierno
    de Fulgencio Batista, tras el conocido golpe de Estado que lo llevó al
    poder. No se ha reinstaurado dicho centro bajo la dictadura
    castrocomunista porque el PEN internacional, como principio básico,
    espera que en el país donde una filial sea reconocida exista libertad de
    expresión.

    El PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio, que tuvo entre sus
    iniciadores, como de Honor, al Dr. Octavio Costa
    (recientemente fallecido), y que precisamente fue el último presidente
    de aquel PEN que existió en la Cuba democrática, resulta que nuestro PEN
    es la reedición cultural tradicional de aquel PEN que fundó el ilustre
    Jorge Mañach y los que lo siguieron en aquel organismo, por lo que el
    actual PEN de Escritores Cubanos en el Exilio, al recoger y continuar
    aquella tradición, contribuye también con este aporte a la causa de Cuba.

    http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=37243

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *