Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Una nueva primavera negra en Cuba?

    Publicado el jueves 29 de mayo del 2008
    ¿Una nueva primavera negra en Cuba?
    MIRIAM LEIVA

    La Habana — ¿Acaso el estreno de Raúl Castro como presidente de Cuba es
    la copia de la campaña de difamación para crear condiciones a una
    represión que restituya el miedo hasta en los dirigentes de gobierno y
    partido deseosos de cambios?

    Aunque el guión es similar, la experiencia nefasta de marzo de 2003
    recomienda únicamente excluir a los tres jóvenes negros fusilados
    injustamente en abril de ese año. Hace sólo unos meses, en un acto con
    los familiares de los 5 presos cubanos en cárceles de Estados Unidos el
    general, conmovido, expresó que son las familias de los reos quienes más
    sufren. Parece que las madres, hijos, esposas, hermanas y tías de los 75
    prisioneros de conciencia secuestrados desde la primavera negra no son
    seres humanos. Ellos han sido mucho más condenados por el dolor, la
    persecución y las carencias materiales. Coincidimos en que ningún
    familiar merece padecer tanto sufrimiento.

    Desde que mujeres indefensas, la mayoría sin experiencia en ajetreos
    políticos, sufrieron horas de intensos registros a sus humildes hogares
    y se llevaron a sus compañeros, comenzaron a reclamar a las autoridades
    verdadera justicia y denunciaron a la opinión pública nacional e
    internacional los desmanes cometidos, fueron seguidas y perseguidas por
    la Seguridad del Estado o policía política, los comités de defensa de la
    revolución, los informantes y agentes infiltrados.

    Ellas cometieron el grave delito de ser las voces pacíficas e indefensas
    de los 75. Han tenido que criar a hijos recién nacidos y atender a
    ancianos enfermos bajo la tensión del entorno hostil. Se han trasladado
    cientos de kilómetros en los difíciles transportes que cada día son más
    caros; deben llevar a los presos alimentos, artículos de higiene
    personal, ropa y medicamentos. No tienen trabajo la mayoría, como
    tampoco sus hijos y hasta familiares cercanos porque son absolutamente
    chantajeados para que depongan el apoyo a sus presos o cooperen con la
    policía política.

    No han podido doblegar a esos hombres en prisión y los han visitado
    sistemáticamente para que exijan a sus mujeres abandonar sus esfuerzos a
    través de las Damas de Blanco, movimiento pacífico y no político,
    surgido por la unión de sus mujeres. Ellas han sido amenazadas de ser
    llevadas igualmente a prisión, vigiladas y seguidas. Son bajadas de
    autobuses, autos y trenes para que no viajen a La Habana, se reúnan y
    caminen por las calles con flores en demanda de la libertad inmediata e
    incondicional de ellos, porque no han cometido ningún delito.

    Cuando el presidente Raúl Castro ha pedido a la población que exprese
    sus criterios y críticas, y sobre todo ha reconocido la existencia de
    innumerables problemas y prohibiciones, que la mayoría de los 75 habían
    alertado para bien de la patria, es mucho más injusta la prisión de los
    55 que permanecen en terribles condiciones, y que los 9 con licencia
    extrapenal por serias enfermedades y que residen en Cuba continúen
    amenazados de ser regresados a prisión.

    Aprovecharse de los sufrimientos, necesidades e ingenuidad de las
    mujeres es realmente indigno, venga de donde venga. Merecen apoyo y
    ayuda humanitaria sincera como se realiza en el mundo entero, cuando
    existen situaciones similares. Sus esfuerzos han sido reconocidos
    mediante el Premio Andrei Sajarov a la Libertad de Conciencia del
    Parlamento Europeo en 2005, el Premio de Derechos Humanos de Human
    Rights First en 2006 y otros. Por cierto que no han recibido la
    retribución en dinero del premio Sajarov porque el gobierno de Cuba no
    les ha dado permiso para concurrir a Europa a recibir el galardón.

    Debe conocerse bien el origen de cualquier ayuda para aceptarla, pero
    por credulidad pueden cometerse errores. No obstante, resulta más que
    evidente que el pretexto esgrimido por las autoridades cubanas ha sido
    preparado minuciosamente durante mucho tiempo, tal como hiciera antes de
    la represión de marzo de 2003.

    La propuesta de Lázaro Barredo, diputado y periodista de las mesas
    redondas de la televisión cubana, a la Comisión de Relaciones
    Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular este 27 de
    mayo para recrudecer la Ley 88 indudablemente forma parte de la ofensiva
    injusta contra las Damas de Blanco. Es muy contradictoria con la
    reciente firma por el gobierno de Cuba de los Pactos Internacionales de
    Derechos Políticos y Civiles, y Económicos, Sociales y Culturales, que
    prevén la adecuación de las leyes nacionales, y por tanto la Ley 88
    debería ser derogada y el Código Penal modificado, entre otras
    legislaciones.

    Las fundadoras del movimiento de esposas, madres, hijas, hermanas y tías
    de los 75, conocido posteriormente como Damas de Blanco han tenido como
    objetivo la libertad inmediata e incondicional de los 75 prisioneros de
    conciencia hace ya cinco años y 2 meses. Tanto ha molestado a los
    represores el prestigio entre el pueblo y la comunidad internacional que
    han urdido permanentes formas de destruirlas, incluidos engaños de los
    agentes infiltrados.

    El presidente Raúl Castro ha infundido esperanzas sobre el comienzo de
    una etapa de cambios y reconciliación entre los cubanos. No lo ha
    realizado hasta el momento, defrauda al pueblo y parece que no puede
    romper la telaraña de los intereses del poder totalitario que dura casi
    50 años. Para mantener el miedo y la represión en toda la sociedad
    llevaron a 75 pacíficas personas a las cárceles con penas de hasta 28
    años, ahora pretenden hacerlo con sus indefensas mujeres. El debió haber
    comenzado por liberar a los prisioneros de conciencia, pero parece que
    pretende ingresar en la historia de Cuba como el carcelero de mujeres,
    hacer más desvalidos a niños y provocar la muerte de muchos ancianos. No
    debería caer él también en una trampa. Aún puede impedir semejantes
    ignominias.

    Periodista independiente.

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas_de_opinion/story/216520.html

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *