Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA DISIDENCIA EN CIEGO DE ÁVILA Y MORÓN: 1995-2008

    UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA DISIDENCIA EN CIEGO DE ÁVILA Y MORÓN: 1995-2008
    2009-01-03.
    Kallan Poe (Seudónimo), Agencia Libre Avileña, APLA, Corresponsalía en
    Ciego de Ávila de Misceláneas de Cuba

    (www.miscelaneasdecuba.net).- Morón ha sido una ciudad muy apegada a sus
    tradiciones, y desde el mismo 1959 cuando los llamados barbudos con
    varios comandantes al frente, entre ellos Fidel Castro, alcanzaron el
    triunfo, y algunos de sus fanáticos seguidores quisieron despojar a la
    ciudad de su símbolo, El Gallo, por catalogarlo de batistiano, el pueblo
    tuvo su primer enfrentamiento contra aquellos que prometieron
    democracia, pero implantaron un régimen totalitario, que ha subyugado a
    Cuba por 50 años.

    Hoy día El Gallo sigue cantando desde su mismo parque, y eso se lo
    debemos a esa parte del pueblo, que nunca abandonó sus creencias cuando
    eran prácticamente prohibidas, que luchó y lucha por reconquistar una
    verdadera democracia.

    Los moroneros o moronenses (se aceptan ambos gentilicios) por
    idiosincrasia son amantes de los medios de comunicación, y la región es
    rica en locutores y escritores. Por ello se le conoce nacionalmente como
    "La capital de la locución cubana".

    El periodismo, ese útil pero arriesgado deber también echó raíces, y
    desde la creación del periodismo independiente tuvo sus valientes
    periodistas. El poeta y escritor, Reynaldo Soto Hernández, fue uno de
    los primeros, en 1995, que se unió al fundador de la agencia de prensa
    independiente más potente de la Isla, Raúl Rivero Castañeda y su
    Cubapress, luego lo harían Abel Escobar Ramírez y Jesús Álvarez Castillo.

    Por ese mismo año apareció un diminuto personaje que fue creciendo y
    alarmando a los gendarmes del pensamiento, su nombre Jesús Joel Díaz
    Hernández(ganador en 1999 del Premio Libertad de Prensa, otorgado por el
    CPJ de Nueva York), quien además de fundar el Comité Pro Derechos
    Humanos en la provincia Ciego de Ávila, encabezó junto al Licenciado
    Cruz Lima y Antonio Femenías, la Agencia de Prensa Patria.

    Años más tardes otra agencia, La Cooperativa Avileña de Periodistas
    Independientes, CAPI, florece en la región, fundada por Pedro Argüelles
    Morán (en prisión condenado a 20 años, Ley 88 o Ley Mordaza), en la
    ciudad de Ciego de Ávila, y donde el Licenciado en Economía, Oscar Ayala
    Muñoz, Pablo Pacheco Ávila (en prisión condenado a 20 años) y el doctor
    Pérez de Corcho incorporaron sus letras libres de censura.

    Durante varios años estas agencias de prensa independiente ganaron en
    organización y experiencia, y por cada periodista llegaron a existir más
    de 5 colaboradores, quienes cansados de escuchar la misma retórica
    gubernamental, y deseosos de denunciar las continuas violaciones a los
    derechos humanos se aceraron para narrar verdades, algunas veces
    utilizando seudónimos, otras tantas con sus nombres propios.

    En el año 2001, el abogado invidente, Juan Carlos González Leiva,
    fundador de la Fundación Cubana de Derechos Humanos en Ciego de Ávila,
    extendida luego a todo el país, crea La Agencia de Prensa Libre Avileña,
    APLA, que desde sus comienzos fue la más numerosa, contando con
    corresponsales y/o colaboradores en los 10 municipios de la provincia,
    entre ellos Mirley Delgado Bombino, Abdel Yalko Morales (Tico Morales),
    Nilo A Gutierrez, Ismael Borroto, Pedro Duque Nistal, José Oliver
    Pentón, Maritza Alvarez Carrazana y José Manuel Caraballo Bravo.

    También se creó una Biblioteca Independiente, cuyo presidente fue Emilio
    Martín, y desde donde mucha gente de pueblo, en ocasiones realizando
    pedidos a escondidas, obtenía la nueva literatura, bautizada por el
    régimen como "subversiva" porque ponía al descubierto esa parte de la
    historia que las nuevas generaciones no debían -ni deben- conocer.

    Luego llegó el fatídico año 2003, y su primavera negra, donde 75 cubanos
    fueron puestos tras las rejas por supuestamente conspirar contra el
    Estado Socialista de Cuba con apoyo de los estadounidenses, desde la
    Sección de Intereses en La Habana.

    La Ley 88 o Ley Mordaza cocinada en la cúpula gobernante daba indicios
    de preocupación por una posible pérdida del poder. Sin embargo esta ola
    represiva no detuvo a los amantes de la libre expresión de las ideas, y
    bajo amenazas de correr la misma suerte de los sentenciados en marzo de
    2003, lejos de disminuir aumentaron los disidentes, sobre todo los
    periodistas y bibliotecarios independientes, porque silenciar la verdad
    además de ser un crimen es indigno para cualquier ser humano que se respete.

    ¿QUÉ SUCEDE EN LA ACTUALIDAD?

    Es cierto que algunos decidieron tomar el camino del exilio como
    refugiados en los Estados Unidos de América, y esa elección nadie debe
    criticarla, porque cada cual tiene el derecho de hacer con su vida lo
    que le dicte su conciencia.

    Pero lo que no pueden perdonar los cubanos que decidieron batallar
    intramuros, en lo que muchos llaman la Isla prisión, es que aquellos que
    lucharon con amor e iniciaron a otros coterráneos en la lucha por una
    Cuba verdaderamente democrática, sin ataduras a ideologías foráneas, se
    olviden de sus compatriotas, o como se dice popularmente "Se hallan
    tomado la Coca Cola del olvido".

    Esos que brillaron e irradiaron luz al prójimo, y ahora gozan en el país
    de las oportunidades sin siquiera mandar una simple nota a quienes le
    apoyaron cuando estaban tras las rejas, o en sus labores en las calles
    cubanas han perdido nuestro respeto, ya que el hombre que aplica su vida
    al servicio de sus propios ideales, no claudica nunca.

    Es por ello, y sin ánimo de ofensas, revanchas o ajuste de cuentas que
    mencionamos a continuación los nombres de quienes en una ocasión fueron
    orgullo para la disidencia, amigos y necesitados; pero que parecen haber
    olvidado que son cubanos, que su Patria sufre y junto a ella sus hijos:

    1- Jesús Joel Díaz Hernández (ex periodista independiente, reside en Texas)

    2- Reynaldo Soto Hernández (ex periodista independiente, reside en Miami)

    3- Emilio Martín (bibliotecario independiente, reside en Texas) 4- Pedro
    Duque Nistal (periodista independiente, reside en Miami)

    Todos ellos tienen el derecho a la réplica, donde quiera que estén, y si
    nos equivocamos es porque somos humanos siempre recordando al Apóstol
    José Martí, cuando dijo: "En el mundo ha de haber cierta cantidad de
    decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz".

    "Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en
    sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza
    terrible contra los que roban a los pueblos su libertad, que es robarle
    a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un
    pueblo entero, va la dignidad humana".

    Ustedes tienen la oportunidad de retomar todas las cosas buenas, porque
    si de verdad fueron disidentes no pueden haber perdido el decoro con
    tanta facilidad.

    Aquí todavía quedamos los que soñamos con un mundo mejor, y cuando
    destapamos las manchas que tiene hasta el Sol, no lo hacemos para hacer
    leña del árbol caído, lo hacemos con el objetivo de cambiar lo mal
    hecho, porque esa es la misión de los periodistas; informar, sin tener
    en cuenta la línea del gobierno de turno, porque "la prensa y el
    gobierno son adversarios naturales que realizan funciones diferentes, y
    cada uno de ellos debe respetar el papel del otro".

    Y para nuestros detractores, quienes insisten en repetir que no somos
    periodistas por no estar graduados de una escuela comunista de
    periodismo, le recordamos que la experiencia y la observación, junto al
    estudio autodidacto y el amor por lo que se hace, son capaces de formar
    en el hombre el conjunto de habilidades para cualquier profesión.

    Disentir es discrepar, no estar de acuerdo con algo. Luego si la Real
    Academia Española no ha cambiado el significado, como no lo ha hecho, la
    gran mayoría de los cubanos somos disidentes. Un sistema de gobierno
    funciona mejor cuando las ideas en pugna tienen oportunidad de ser
    escuchadas.

    Cuando las personas que tienen puntos de vista totalmente distintos
    discuten sin temor a ser reprimidos. Luego, de su debate surgirá un
    gobierno inteligente. Por ello ser disidente es ser un verdadero
    revolucionario.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=18721

    Tags: , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *