Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Derechos Humanos en Cuba: sin novedades en el frente

    Derechos Humanos en Cuba: sin novedades en el frente

    Con la excarcelación de disidentes políticos, el Gobierno de Raúl Castro
    busca aliviar la presión internacional y detener el deterioro económico
    que vive el país, dicen expertos alemanes a DW-WORLD.

    Con la excarcelación de prisioneros políticos y su exilio voluntario en
    España, el régimen cubano se deshace de una ominosa carga que desde la
    muerte del disidente Orlando Zapata Tamayo y las huelgas de hambre de
    otros opositores, como la del periodista Guillermo Fariñas, le ha
    provocado fuertes críticas internacionales. Sin embargo la medida no
    significa que La Habana esté dispuesta a realizar reformas a su política
    de derechos humanos ni otorgar garantías y libertades a la disidencia.
    Los primeros ex prisioneros que llegaron a Madrid así lo manifestaron
    recientemente. "Es una acción desesperada del régimen en la búsqueda
    urgente de créditos de todo tipo", afirma el grupo en un comunicado
    enviado a los ministros del Exterior de la UE, en el que piden al bloque
    que no modifique la llamada Posición Común hacia Cuba.

    El politólogo alemán Günther Maihold, vicepresidente de la Fundación
    Ciencia y Política, también se expresa con manifiesto escepticismo. "En
    este momento no tenemos ningún indicio de que haya una nueva orientación
    en la política cubana, ni en relación a los derechos humanos, a la
    libertad política o una renovación económica. A mi me parece que en
    primer plano se encuentra el interés por contener los daños en el ámbito
    internacional y mejorar la imagen del país de cara a las violaciones a
    los derechos humanos, donde hay incluso muertos por huelgas de hambre",
    dice Maihold en conversación con DW-WORLD.

    Los demás prisioneros

    Tras largas gestiones por parte de la Iglesia católica cubana y la
    mediación del Gobierno español, el régimen cubano accedió a liberar
    paulatinamente a 52 presos integrantes del Grupo de los 75 opositores al
    régimen cubano, algunos gravemente enfermos, condenados a penas de hasta
    28 años durante la oleada represiva de la primavera de 2003. La Habana
    condicionó la medida a que los excarcelados aceptaran emigrar a España.
    No sé sabe que pasará con los que se niegan a cambiar la cárcel por el
    exilio, hasta ahora siete disidentes.

    Manifestación de las Damas de Blanco en La Habana.Bildunterschrift:
    Manifestación de las Damas de Blanco en La Habana.

    Según la Comisión de Derechos Humanos de Cuba sigue habiendo 167
    prisioneros de conciencia recluidos en las mazmorras cubanas desde
    períodos anteriores, pero grupos internacionales de derechos humanos
    creen que hay muchos más porque el país no permite las inspecciones de
    Naciones Unidas en sus calabozos.

    "Más de lo mismo"

    El escritor, crítico literario y periodista cubano residente en Berlín
    Amir Valle, (1967) recuerda que a lo largo de 50 años el régimen siempre
    ha recurrido a las excarcelaciones para aliviar las tensiones
    internacionales.

    "Durante la visita del Papa (Juan Pablo II) a Cuba se liberaron 80
    presos en un momento en el que Cuba estaba totalmente aislada del mundo.
    También sucedió durante la gestión de Jimmy Carter y del español Felipe
    González. Siempre que el gobierno cubano necesita hacer ver al mundo que
    podría cambiar, suelta a un grupo de prisioneros. Esto no es nada nuevo
    y nadie debe creer que es un cambio para bien. Esto es más de lo mismo",
    dice Valle.

    Problemas económicos

    Amir Valle, considerado uno de los autores más destacados de la joven
    narrativa cubana, cuyos libros circulan entre los best sellers
    clandestinos después de haber sido prohibidos por Fidel Castro mismo,
    está convencido de que La Habana no va a ceder ante ningún tipo de
    condicionamiento externo y advierte sobre la verdadera presión para el
    régimen: la depauperada situación económica que, de no contar con el
    petróleo de Hugo Chávez y el apoyo de algunos países de América Latina,
    estaría aún peor.

    "En 1992, en tiempos del llamado período especial que se produjo luego
    de la caída total del bloque socialista, Cuba era el séptimo país entre
    los más pobres de América Latina. Actualmente los indicadores apuntan a
    que el país solamente es superado en pobreza por países como Bolivia y
    Haití. Tres años después del ascenso de Raúl Castro, Cuba es uno de los
    países más pobres de América Latina, lo que no era así cuando triunfó la
    revolución. Entonces Cuba estaba en muchos aspectos entre los más
    desarrollados de América Latina y del mundo".

    La "Posición Común" de la UE

    El gobierno español fracasó en su propósito de modificar la "Posición
    Común" del bloque europeo durante su presidencia de la UE el primer
    semestre de este año con lo que se podría estimular el intercambio
    comercial y la cooperación con la isla. El ministro del Exterior
    español, Miguel Ángel Moratinos, pidió a sus homólogos una prórroga para
    decidir en septiembre si ratificarla o sustituirla por un acuerdo de
    asociación con La Habana que incluya un capítulo sobre derechos humanos.

    La "Posición Común" de la UE, introducida por iniciativa del conservador
    José María Aznar en 1996, ha limitado las relaciones del bloque con Cuba
    supeditándolas a un avance en las reformas democráticas y el respeto a
    los derechos humanos. Una precondición indispensable para derogarla es
    la liberación de los prisioneros de conciencia.

    "Para la postura europea no hay ninguna necesidad de cambio pues en Cuba
    la situación de los Derechos Humanos no ha cambiado en realidad, ni
    tampoco hay mayores libertades políticas. Se ha enviado a España a un
    grupo de personas difíciles sin cambiar la constante fundamental de esa
    política", afirma Maihold.

    Los derechos básicos

    Amir Valle reclama que cualquier posición que se adopte frente a Cuba
    debe ser recordando al régimen su obligación de respetar los derechos
    básicos de sus ciudadanos. "Por ejemplo, que los cubanos tengan derecho
    a establecer sus propias empresas privadas, que tengan derecho a entrar
    y salir libremente de Cuba sin verse obligados a pedir un permiso de
    entrada y de salida. Que se elimine algo muy triste y duro que es la ley
    88, conocida como ley mordaza, mediante la cual el régimen cubano te
    puede meter preso con penas de hasta 30 años por haber hablado en su
    contra".

    La Habana nada ha mencionado sobre los artículos 72 y 73 de su código
    penal que han sido utilizados para encarcelar a numerosos opositores. La
    kafkiana "ley de peligrosidad pre-delictiva" autoriza al régimen a
    encarcelar a quienes aunque no hayan cometido ningún delito se sospeche
    que podrían hacerlo en el futuro. Tampoco se ha pronunciado sobre si
    garantizará el derecho a la información, sea a través de internet u otro
    medio.

    "Una de las mayores violaciones de los derechos humanos en Cuba consiste
    en que el ascenso dentro de la sociedad cubana está condicionado a la
    fidelidad al único partido que hay. Eso viola todos los derechos de
    credo que establece la carta universal de los derechos humanos", dice
    Valle a DW-WORLD.

    El poder en Cuba se encuentra en manos firmes de militares fieles al
    clan de los hermanos Castro y sus herederos ocupan posiciones clave en
    el gobierno, la economía y el sector financiero. Sin embargo, el autor
    de "Las palabras y los muertos" (2007), reconoce que nunca se puede
    descartar un cambio, sobre todo recordando el ejemplo alemán con la
    caída del Muro de Berlín. El autor afirma que el movimiento opositor
    dentro y fuera de Cuba está creciendo a pesar de que la represión
    continúa, y que más que con ayuda extranjera la situación la tendrán que
    resolver los cubanos, pero exhorta a no dar oxígeno a un régimen represor.

    La aparición de Fidel Castro justo cuando se producen las
    excarcelaciones son para el escritor sintomáticas. El conocedor de la
    figura del máximo líder se imagina lo que quiso decir: "Esos son mis
    presos y yo los dejo en libertad porque todavía sigo en el poder".

    Autor: Eva Usi

    Editor: Claudia Herrera Pahl"

    http://www.dw-world.de/dw/article/0,,5840571,00.html

    Tags: , , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *