Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    El fin de las ilusiones

    El fin de las ilusiones
    Lucas Garve, Fundación por la de Expresión

    LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – Que nadie piense coger
    mangos bajitos. Este es el mensaje en que se recibe después de escuchar
    las palabras del cubano Raúl Castro en su discurso de
    clausura del último período de sesiones de la Asamblea Nacional.

    En otra parte de su discurso, el mandatario envió un mensaje a quienes
    pensaron aflojar las riendas del poder, donde deja bien claro que no
    habrá en ese sentido. Y reafirmó que las calles siguen siendo de
    los revolucionarios, amenaza velada a las , y garantizó
    el derecho de los revolucionarios (turbas al acecho) a reprimir
    cualquier leve manifestación de desacuerdo con lo establecido por el
    . En realidad, dio un espaldarazo a todos los que insultaron a
    las Damas de Blanco.

    En cuanto a los presos desterrados recientemente, los volvió a acusar de
    estar al servicio del gobierno de los y su política
    subversiva, negó que fueran prisioneros de conciencia, cuando expresó
    que ninguno fue condenado por sus ideas, y repitió aquello de la amenaza
    a la independencia de Cuba de parte de una potencia extranjera.

    Asimismo, aseguró que no tolerarán ninguna expresión ni acción que
    promueva cualquier tipo de cambio o transición. Más claro, ni el .
    Descartadas quedaron las gestiones de la Católica y del
    canciller español para que el gobierno adelante las reformas necesarias
    que reviertan la catastrófica situación insular.

    Sobre este punto, obsérvese que nunca abundaron en explicaciones sobre
    lo que se conversó, y además, comisionaron al Cardenal las gestiones de
    preguntar a los presos si querían o no salir del país o no. Luego, los
    desterraron como si fueran narcotraficantes o terroristas peligrosos,
    sin estatus definido. ¿Se detuvo entonces el proceso que el Cardenal
    Ortega y el canciller Moratinos mencionaron? ¿A dónde fueron a parar las
    premoniciones de quienes cifraron alguna esperanza de respirar el aire
    fresco de los cambios tan esperados?

    Una vez más soltarán a un cierto número de presos, y que se preparen los
    que vendrán después, porque según las propias palabras de Raúl Castro,
    "no habrá impunidad".

    Ni una sola palabra será borrada de las leyes represivas, como la 88,
    conocida como Ley Mordaza. Por lo visto, nada cambiará en Cuba. Quienes
    se opongan al gobierno seguirán bajo la amenaza de dar con sus huesos en
    la cárcel. Los que pretendan decir la verdad en voz alta en las calles,
    que se preparen para recibir golpes como respuesta rápida de las turbas
    llamadas por los gobernantes "el pueblo enardecido". No se equivocan
    quienes califican al gobierno de intolerante e intransigente.

    http://www.cubanet.org/CNews/y2010/agosto2010/04_C_2.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *