Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Yoani Sánchez: trece cubanos esperan libertad

    Yoani Sánchez: trece cubanos esperan libertad

    Hoy es el día en que el Gobierno de Cuba debe liberar a un grupo de
    intelectuales que ha sufrido siete años de injusta prisión por el
    'delito' de pensar libremente y oponerse al dogma castrista. Veremos qué
    pasa…
    Domingo 07 de noviembre de 2010 – 11:08 am
    Por Yoani Sánchez

    Siete años es mucho tiempo cuando se vive en una celda húmeda, entre
    delincuentes comunes, con solo una visita familiar cada tres meses. Si
    encima de eso se purga una condena injusta o se ha llegado a ese sombrío
    lugar acusado del delito de pensar, opinar o comportarse como un hombre
    libre, el encierro es doblemente intolerable.

    Sin embargo, en los países donde la gente va presa por obedecer los
    dictados de su conciencia cívica, nadie es más honorable que un
    encarcelado. Al extremo que muchos de los que deambulan por las calles
    se sienten culpables, pues tienen la convicción de que todo lo que
    disfrutan es el soborno otorgado a los que no se rebelan, a los que de
    forma voluntaria prefieren el redil.

    LA PRIMAVERA NEGRA
    Una verdadera lección de ciudadanía la que nos han dado los detenidos en
    aquella Primavera Negra del 2003, cuando el Gobierno Cubano aprovechó
    que el mundo estaba atento a la guerra en Iraq para procesar ante los
    tribunales a 75 disidentes.

    De los acusados bajo la temida Ley 88 –conocida como ley mordaza– muchos
    no se conocieron ni antes ni después de aquellas farsas jurídicas, pero
    la vida llevó a algunos a compartir espacio en cárceles de alta
    seguridad a centenares de kilómetros de sus casas.

    Así se fraguó la amistad entre varios de ellos, crecieron los afectos y
    la solidaridad se convirtió en un alimento mejor que la insípida sopa
    que les daban cada día.

    EL CASTIGO DE QUERER SU PAÍS
    Las recientes excarcelaciones de presos políticos han traído aparejadas
    la salida de la mayoría de estos del país. No se trata de un destierro
    del todo forzoso, pues se les ha preguntado con anterioridad, a ellos y
    a sus familiares, si quieren radicar en otra parte del mundo.

    Pero lo cierto es que cuando se habita tras los barrotes, aguijoneado
    por las ansias de estar junto a una esposa, un hijo, una madre, la
    disyuntiva de quedarse allí o partir al extranjero es abordada bajo el
    efecto de una enorme presión.

    Más aun si los que se han negado a salir de esta isla han sido
    castigados con la maniobra de ser dejados para el final en la lista de
    las liberaciones. Tal es el caso de 13 prisioneros de conciencia que aún
    permanecen encerrados, renuentes a elegir entre la pared de la prisión y
    la espada del exilio.

    UNA MANO CATÓLICA
    Hoy, 7 de noviembre, es el día en que termina el plazo público anunciado
    por el Gobierno Cubano para descorrer los cerrojos que mantienen a estos
    hombres confinados. A principios de julio apareció una nota en el
    periódico "Granma", en que se refiere a un encuentro entre la alta
    jerarquía de la Iglesia Católica y el Gobierno, donde se acordó que las
    excarcelaciones ocurrirían en un plazo de tres a cuatro meses.

    Raúl Castro ratificó ese compromiso públicamente y todos sabemos que
    para cumplirlo no necesita de una complicada infraestructura material ni
    de recursos adicionales, sino –simplemente– basta con que dé una orden,
    ponga en práctica la voluntad de abrir sus celdas.

    Vale aclarar que el propio General una vez también estuvo tras las rejas
    allá en el lejano 1953, cuando junto a su hermano y otros hombres
    asaltaron armados el cuartel militar Moncada. De la condena de 15 años
    que le imputaron solo cumplió 22 meses, gracias a una amnistía que la
    dictadura de entonces se vio obligada a hacer. Un líder que ha estado
    alguna vez preso sabe que si quiere gobernar un país tendrá que hacerlo
    también para los que están en las penitenciarías.

    El puesto del celador es sumamente atractivo para el que estuvo bajo la
    custodia de alguno, por eso hay los que terminan por levantar sus
    propios muros para confinar a otros, para hacerles sentir esa asfixia
    del encerrado que algún día ellos padecieron. Los otrora acusados bajo
    el régimen de Fulgencio Batista han creado leyes y tribunales que se
    comportan con mayor ojeriza y severidad contra sus opositores que
    aquellos de entonces.

    LOS VALIENTES
    Los 13 presos políticos que aún purgan una condena afirman que tienen
    voluntad y energía para seguir por varios años más, pero hoy podría ser
    el día para terminar con esta locura. Sus esposas los esperan en casa,
    algunas imaginan que mañana lunes cuando se despierten los tendrán a su
    lado en la cama, tomarán el primer sorbo de café junto a ellos.

    Todo cuelga de que a lo largo de este domingo gris y frío un militar
    endurecido por el poder tome el teléfono y haga algunas llamadas.
    Estamos pendientes de que él decida comportarse no como el guardia que
    esconde las llaves, sino como el prisionero que una vez fue, al que otro
    General le abrió las rejas.

    http://elcomercio.pe/mundo/665475/noticia-yoani-sanchez-trece-cubanos-esperan-libertad

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *