Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    La Seguridad del Estado secuestra y amenaza al corresponsal de DDC en Las Tunas

    Represión

    La Seguridad del Estado secuestra y amenaza al corresponsal de DDC en
    Las Tunas
    DDC
    Madrid 19-02-2011 – 7:12 pm.

    Le colocaron una capucha para que no supiera dónde estaba. Un oficial
    dijo a Alberto Méndez Castelló que su expediente pasa de fase
    investigativa a preparatoria, para que sea encausado.

    Tres agentes de la Seguridad del Estado detuvieron este viernes por la
    mañana al corresponsal de DIARIO DE CUBA en Las Tunas, Alberto Méndez
    Castelló, lo subieron a una furgoneta sin ventanas y lo trasladaron a un
    sitio desconocido, donde un oficial lo amenazó con enviarlo a la cárcel
    bajo la Ley 88, popularmente conocida como "Ley Mordaza".

    "Me encontraba en mi campo, desyerbando, cuando llegaron tres sujetos
    desconocidos y se identificaron como de la Seguridad del Estado",
    denunció Méndez Castelló. "Yo hacía tres días que me encontraba
    trabajando allí, en una casa de campaña. Lo registraron todo sin más
    legalidad que la de sus voces. También lo ocuparon todo, machete,
    guadaña, ropa, tienda, caldero, en fin, lo que un campesino suele tener
    en esa circunstancia de trabajo, alejado de su hogar", añadió.

    "Previamente, habían ocupado el móvil, un radio portátil y la cámara
    fotográfica".

    Méndez Castelló, de 53 años, dijo que los agentes se identificaron como
    "Gómez" y "Martí", y le obligaron a subirse a la furgoneta completamente
    cerrada, a "la que le ocultaron la matrícula".

    "El 'secuestro' estaba dirigido por un tal Modesto, que llamó en más de
    tres ocasiones al móvil del jefe del grupo mientras nos encontrábamos en
    mi campo, para informarse de los progresos del operativo", dijo el
    corresponsal de DIARIO DE CUBA. "Modesto Fernández es teniente coronel,
    jefe de Enfrentamiento a los Delitos Contra la Seguridad del Estado en
    Las Tunas", indicó.

    Según Méndez Castelló, luego de viajar durante más de una hora, la
    furgoneta dejó la carretera y rodó entre 10 y 15 minutos por un camino.
    "Al llegar al destino, me colocaron una capucha privándome de toda
    visión, mientras dos sujetos me conducían aguantándome por los brazos".

    "Caminamos por un salón largo y me introdujeron en una habitación
    climatizada, que creí sería un cuarto de interrogatorio. Pero no, me
    sentaron en una silla y me quitaron la capucha", dijo el corresponsal.
    "Me encontraba en una habitación de 7 metros de largo por 4,50 de ancho,
    según calculé por las losas del piso. Una habitación sobriamente lujosa,
    con amplia cama matrimonial, mesa, cuatro sillas, butacón, tres closets,
    televisor, video, equipo de música y un suntuoso cuarto de baño,
    cortinaje y todo armoniosamente amarillo".

    Méndez Castelló dijo que sus captores se retiraron y le dejaron con un
    oficial que se presentó como "instructor a cargo" de su caso y afirmó
    ser abogado. "Le pregunté su nombre y me dijo que no podía dármelo. En
    tinta azul, en un ejemplar del Código Penal que tenía, se leía 'Maikel'
    y quizá 'Verdecia'. No pude precisarlo porque volteó el libro".

    "Con palabras soeces, a gritos, descompuesto, me dijo que me iba a
    encarcelar, procesándome por la Ley 88 y por usurpación de cargo
    público. Que por testigo tenía nada menos que a Jorge Cuevas, primer
    secretario del PCC en Holguín, a quien, cuando actuaba con igual cargo
    en Las Tunas, yo había entrevistado en la Feria del Libro, según él
    haciéndome pasar por periodista independiente", recordó Méndez Castelló.

    La Ley 88, "de protección de la independencia nacional y la economía de
    Cuba", fue la utilizada por el gobierno en la primavera de 2003 para
    enviar a la cárcel con largas condenas a los disidentes del Grupo de los 75.

    "No riposté, sencillamente le miré a los ojos hasta que cesó su diatriba
    y salió. Regresó poco después con pollo, salchichas, plátanos fritos y
    arroz. 'Coma', dijo, transformado de inquisidor en mesero", relató el
    corresponsal. "'No, gracias, ¿puedo acostarme?', respondí. 'Sí,
    acuéstese', me dijo. La cama tenía un estupendo colchón y dormí, agotado
    por mi faena campestre".

    De acuerdo con Méndez Castelló, pasadas las tres de la tarde, se
    presentó el instructor con los tres agentes que le detuvieron. "Otra vez
    me colocaron la capucha para sacarme de aquella mansión y llevarme a la
    furgoneta para hacer el camino de regreso".

    "Este sería un secuestro risible si ya en 2009 el teniente coronel
    Modesto, en presencia del coronel Ávila Marrero, delegado del Ministerio
    del Interior en Las Tunas, no me hubiese amenazado de muerte, ideando
    encerrarme con los asesinos capturados por mí cuando fungía como oficial
    principal de homicidios de esta provincia", advirtió Méndez Castelló.
    "Todo eso está grabado, ellos lo saben, y la grabación la tengo fuera de
    Cuba en un lugar seguro", dijo.

    "De ahí a que estando encapuchado le den a uno un tiro detrás de la
    oreja, va poco. No sólo mi libertad sino también mi vida están en
    peligro por reportar el acontecer en Cuba, y me pregunto cómo es que
    Fidel Castro cuestiona que el mundo no actúe como una familia si, en
    Cuba, bajo su gobierno y el de su hermano, los agentes de la policía
    política secuestran y amenazan como mafiosos", agregó.

    El corresponsal dijo que de su detención los agentes ni siquiera
    levantaron un acta, "ningún documento".

    Sólo medió "una capucha para luego dejarme abandonado en la carretera,
    pasadas las cuatro de la tarde, a más de 40 kilómetros de mi casa, con
    mis bártulos de campesino y mi cámara de fotos chorreando agua, como si
    la hubieran introducido en una alberca".

    "Si Fidel Castro quiere un mundo fraternal, que comience por Cuba", dijo
    Méndez Castelló. "Por mi parte, no albergo odios ni contra el inquisidor
    que oculta su nombre ni contra quienes toman los apellidos de Gómez y
    Martí para encapuchar a un ciudadano secuestrado en su campo de
    labranza", concluyó.

    Alberto Méndez Castelló suele criticar en sus artículos las dificultades
    y el abandono que viven los habitantes de las zonas rurales del oriente
    de la Isla.

    Además, en sus trabajos para DIARIO DE CUBA ha denunciado la muerte de
    un preso en extrañas circunstancias en la cárcel de Las Tunas; los
    privilegios que disfrutan los dirigentes del régimen para cazar en zonas
    vedadas de la Isla, y ha descrito la vigilancia que impone la Seguridad
    del Estado a la peregrinación de la imagen de la Virgen de la Caridad y
    sus seguidores por Cuba.

    http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/3224-la-seguridad-del-estado-secuestra-y-amenaza-al-corresponsal-de-ddc-en-las-tuna

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *