Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Castrados por el castrismo

    Castrados por el castrismo
    Lunes, 09 de Enero de 2012 00:46
    Hildebrando Chaviano Montes

    El Vedado, La Habana (PD) No hay razones para sentirnos optimistas,
    ninguna. El anquilosamiento no es optimista, las tiranías no son
    optimistas, el empecinamiento no es optimista. La clave para el éxito no
    está en preparar bien cada detalle, eso es una soberana tontería, que de
    tan pueril, da vergüenza ajena.

    A lo largo de estos cincuenta y tres años de involución, hemos podido
    ver en la prensa oficial promesas, mentiras y burradas, pero el
    editorial del diario "Granma" del 31 de diciembre, cae en la franca
    desfachatez.

    Los gobernantes cubanos insisten en ser ellos los únicos que pueden
    decidir qué cambiar, cuándo y cómo cambiarlo. No les interesa que el
    pueblo opine otra cosa. Un grupito de ancianos decrépitos y retrógrados,
    a los que se les suma una pandilla de oportunistas, insiste en decidir
    el destino del país en conferencias, congresos, encuentros, plenos y
    asambleas, diseñados por ellos mismos para su entera conveniencia.

    Lo único que podría hacernos sentir optimistas sería la derogación de
    todos los artículos del Código Penal que prohíben la de
    expresión, reunión, asociación, información y comunicación. La
    modificación de la Ley Electoral eliminando del proceso a las
    intermediarias y viciosas comisiones electorales, y admitiendo la
    inscripción de partidos y candidatos no comunistas. La modificación de
    la Constitución de la República considerando punibles la discriminación
    y la persecución de los ciudadanos por razones políticas o ideológicas.
    La derogación del artículo cinco de la propia Constitución que da
    carácter de deidad suprema al incompetente Partido Comunista. La
    derogación de la Ley 88 (ley Mordaza), engendro pseudojurídico que lleva
    a extremos fascistas y ridículos la persecución a la libertad de
    información y comunicación.

    Estas serían modificaciones estructurales a las que no habría que temer.
    No son los norteamericanos y sus supuestas ambiciones intervencionistas,
    que nadie desea, los que frenan los ; el freno son los Castro,
    las ideas estalinistas, las ambiciones personales de tantos parásitos
    que a lo largo de más de cinco décadas han probado las mieles del poder,
    como diría el zángano en jefe, y se niegan a dejar sus puestos de
    ministros, viceministros, asesores, directores de empresas, tracatanes,
    esbirros y testaferros que pululan en las infectas aguas de la dirección
    del país.

    Si se reconoce que existe una vieja mentalidad dogmática y se han
    cometido y se cometen errores y horrores, ¿por qué en estos momentos de
    pretendidos cambios, se toma como paradigma de sabiduría al que ha
    liderado los dogmas y es responsable personal de tantos errores? El
    Partido Comunista no ha sido más que la fachada para que un solo hombre
    tuerza el destino de la nación a su antojo. Sus militantes nunca han
    tenido la opción de disentir o tan siquiera opinar de manera diferente
    al , y públicamente aceptan la deshonra de haber sido
    convertidos en eunucos.

    Con tales antecedentes, ¿qué optimista credibilidad se le puede conceder
    al Partido, a su Primer Secretario, y a sus dóciles seguidores,
    domesticados para alzar la mano aprobadora de cualquier disparate que
    venga de arriba?

    hildebrando.chaviano@yahoo.com
    http://hchaviano5.blogspot.com
    http://www.twitter.com/@hildebrandoch
    *abogado y independiente

    http://primaveradigital.org/primavera/sociedad/la-consulta/3075-castrados-por-el-castrismo

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *