Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    La libertad de expresión – el punto de partida

    La libertad de expresión: el punto de partida
    [23-09-2013]
    Lcdo. Sergio Ramos

    (www.miscelaneasdecuba.net).- La Libertad de los seres humanos empieza
    por la libertad de expresión, que es el derecho que todos tenemos a
    expresar lo que se piensa, lo que se siente y lo que se cree.
    Y su ejercicio incluye el modo, sea hablado, por escrito, a través del
    papel, del lienzo, la piedra o la música. De este tan fundamental
    derecho emanan las demás libertades fundamentales del hombre, entre
    ellas la libertad de prensa, la de publicar y difundir los eventos y
    opiniones esparciendo la información y el conocimiento a la sociedad,
    que es en fin de cuentas lo que hace libre y grande a los pueblos.

    Es una constante que las dictaduras comienzan su ciclo represivo
    coartando y censurando la libertad de expresión, pues ellas necesitan
    del silencio, la mentira y la ignorancia para sobrevivir. Y lo hacen
    fundamentalmente controlando y censurando los medios de comunicación y
    la expresión artística para evitar que los pueblos a los que oprimen se
    informen y formen sus propias opiniones.

    El incidente de cantante Roberto Carcassés es un ejemplo claro de la
    censura dictatorial. El artista simplemente expresó su sentir, haciendo
    uso de ese instinto de libertad que mora en cada ser humano; y dijo
    cosas, a través de su música, de las cuales podemos o no estar de
    acuerdo con ellas, pero fue su opinión expresada públicamente.

    Así por ejemplo dijo, y citamos, que quería el “el libre acceso a la
    libertad de información para tener yo mi propia opinión”, También dijo
    que “Yo quiero elegir al presidente por voto directo y no por otra vía”
    y abogó por la igualdad diciendo que “Ni militantes, ni disidentes,
    cubanos todos con los mismos derechos”. Opiniones con las cuales este
    quien subscribe concurre. Como también dijo y citamos, “que se acabe el
    bloqueo” y gritó “Libertad para los cinco héroes”. Temas con los cuales,
    disiento del artista. Pero de acuerdo o en contra con lo manifestado por
    Carcassés, ese es su ejercicio a la libertad de expresión y debe ser
    respetada. Que fue justamente, el régimen castrista no hizo.

    La dictadura reaccionó censurándolo y reprimiéndolo. La prueba más
    contundente es el modo como fue censurado, la represión comenzada por la
    dictadura y por lo que por poco queda marginado, sin empleo y con cargos
    de “peligrosidad social” que se aprestaban a radicar lo fiscales; si no
    es gracias al escándalo que montó la clase artística, sobre todo de
    algunos cantantes mimados del régimen, y al miedo del régimen ante una
    posible avalancha de que causaría el escándalo internacional de dicha
    censura y represión, en medio del coqueteo y las conversaciones con la
    administración Obama.

    He ahí el problema. En Cuba no hay libertad de expresión, ya que la
    censura al ejercicio de tan sagrado derecho es materia de coacción y
    penalización institucional, la cual se origina en el artículo 62 de la
    Constitución que dispone que: “.-Ninguna de las libertades reconocidas a
    los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la
    Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado
    socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el
    socialismo y el comunismo. La infracción de este principio es punible.”

    Pasando, además, por la Ley 88 de 16 de febrero de 1999 — también
    llamada Ley Mordaza — que prohíbe y penaliza la divulgación a medios
    de prensa internacional de información que resulte dañina o contraria al
    gobierno y otras muchas más que censuran la palabra de los ciudadanos. Y
    sin dejar de mencionar el artículo 103 del Código Penal sobre Propaganda
    Enemiga, que penaliza todo escrito o propaganda que el régimen entienda
    o considere como que “a) incite contra el orden social, la solidaridad
    internacional o el Estado socialista, mediante la propaganda oral o
    escrita o en cualquier otra forma; ““b) confeccione, distribuya o posea
    propaganda del carácter mencionado en el inciso anterior.”

    Es decir, que los ciudadanos como Carcassés pueden expresar su opinión
    contra el bloqueo y a favor la libertad de los cinco espías cubanos,
    pero no pueden pedir a ‘viva voce’ y con cadencioso ritmo caribeño,
    terminar con el nepotismo absolutista y semi-monárquico a través de la
    elección directa del presidente y el respeto la igualdad de todos los
    ciudadanos cubanos.

    Que Carcassés haya sido “perdonado” no quiere decir que la dictadura ha
    cambiado y que abre puertas a la libertad de expresión. Nada de eso. Por
    el contrario, Cuba se niega a acatar las recomendaciones que
    recientemente planteó el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones
    Unidas; donde dicho organismo internacional le plantea al régimen la
    implementación de una serie de medidas para garantizar la libertad de
    expresión de los ciudadanos cubanos, así como el libre ejercicio del
    periodismo independiente, y la libertades para los defensores de los
    derechos humanos y los opositores políticos. Se le pide, además, al
    régimen que elimine todas las leyes que coartan la libertad de
    expresión, prensa y de asociación, entre otras.

    En respuesta a los serios y fundados planteamientos de la ONU, Cuba
    respondió con terca negativa y desviando el tema con su acostumbrada
    echada de frívolas culpas desacreditadoras por boca de los
    desacreditados. Lo que quiere decir que bajo los hermanos Castro de
    libertades nada y de censura mucho.

    La existencia de la libre opinión es un asunto crucial para iniciar la
    transformación política, social y económica de Cuba; pues si se quiere
    comenzar a cambiar hacia la libertad plena de los ciudadanos, hay que
    empezar por el respeto y las garantías plenas a la libertad de expresión
    y al libre acceso a la información, pues es de ahí parten las demás
    libertades fundamentales del ser humano.

    Source: “La libertad de expresión: el punto de partida – Misceláneas de
    Cuba” –
    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/524007ae3a682e1544265d7a

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *