Ley Mordaza – Gag Law
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Comentarios

    Lázaro Fariñas y el castrismo bipolar

    Lázaro Fariñas y el castrismo bipolar
    Jueves, Diciembre 26, 2013 | Por Camilo Ernesto Olivera Peidro

    LA HABANA, Cuba, diciembre, www.cubanet.org -El pasado martes 17 de
    diciembre, el rotativo cubano Juventud Rebelde público un artículo
    firmado por el cubano residente en Miami Lázaro Fariñas, bajo
    el título, “Ley de La Seguridad Ciudadana Española“. Fariñas comienza su
    texto describiendo un incidente que tuvo lugar en el
    Internacional de Miami hace unos días. El cantante del grupo español de
    rock Reincidentes, protagonizó un altercado en este lugar y fue detenido
    por la policía. A continuación, nos pone al tanto sobre la denominada
    Ley de la Seguridad Ciudadana, proyecto aprobado recientemente por el
    español.

    Dicha ley sanciona con fuertes multas a quienes realicen concentraciones
    sin previo aviso frente a entidades del gobierno, cierren una vía
    pública o insulten a un agente policial. Al final, afirma: “Pero a la
    policía española, en especial, no le hace falta que hagan una ley a su
    favor, ya que es un cuerpo que anda con el palo en la mano y lo ha
    empleado hasta el cansancio contra las cabezas de los que han salido a
    las calles a protestar. Y allí si son de verdad las palizas. Lo he visto
    en varias ocasiones, tanto personalmente, como en la pantalla de la
    televisión”.

    Al menos en España, los ciudadanos tienen la opción legal de protestar
    contra una ley que coarta sus derechos. En Cuba, desde el año 1998, se
    aprobó de manera inconsulta la Ley 88 o Ley Mordaza. Quien se atreve a
    opinar contra el gobierno, en la esfera pública, a través de medios de
    prensa alternativos o publica estas opiniones fuera de la isla, está
    sujeto a penas de 4 a 8 años de prisión.

    Si el señor Fariñas osara en Cuba señalar al estado con textos como los
    que publica en Miami, criticando a las instituciones o funcionarios,
    correría el riesgo de ser encausado y encarcelado en cualquier momento.
    También quisiera verlo, en la piel de un cubano opositor, lidiando con
    la casi enfermiza tendencia a la golpiza que caracteriza a las fuerzas
    paramilitares del Departamento de (DSE). Me
    pregunto si aceptaría ser apabullado por una de delincuentes
    devenidos esbirros en ropa de civil.

    En La Habana, la policía política celebró el Día de los
    golpeando y deteniendo a opositores políticos. Y éstos no tienen la
    posibilidad de ir a ninguna parte para protestar por los vejámenes
    recibidos ni pueden acusar a sus captores ante la ley. Qué pensaría el
    señor Fariñas si a una mujer de su familia la golpearan policías de
    civil y turbas progubernamentales, hasta enviarla al salón de
    operaciones, tal y como sucedió en Santiago de Cuba. O si le dispararan
    siete veces agentes del orden en uniforme, y estos quedaran impunes.
    ¿Aceptaría el señor Fariñas la invasión de su domicilio por uniformados
    con armas largas? ¿Podría mirar impasible como encañonan a sus
    familiares más cercanos, todo por el simple hecho de ser un activista a
    favor de las libertades civiles?

    Lázaro Fariñas es un hombre afortunado. Sabe que si la policía en Miami,
    Madrid, Atenas o Santiago de viola sus derechos como ciudadano,
    las leyes lo protegen. De vivir en Cuba, su suerte sería bien distinta.
    Pregúntenle en este sentido al rapero “El Crítico”, a Ángel Santiesteban
    o a cualquier cubano de a pie. Pero el Castrismo es, entre otras cosas,
    un enfermo bipolar. Lamentablemente, este padecimiento es demasiado
    frecuente en la diáspora cubana actual.

    Para Lázaro Fariñas resulta fácil criticar el ascenso de un fascismo de
    nuevo cuño en la España bajo el gobierno de Rajoy. Debería ponerse los
    pantalones de Boris Larramendi y atreverse a mirar de cerca la
    naturaleza torcida y represiva del régimen que pretende defender.
    Después de todo, la diferencia entre un periodista y un propagandista
    político consiste en la lealtad a la verdad de los hechos. Y de esa
    clase de lealtad estamos muy necesitados en Cuba, y en la diáspora.

    Source: “Lázaro Fariñas y el castrismo bipolar | Cubanet” –
    http://www.cubanet.org/articulos/lazaro-farinas-y-el-castrismo-bipolar/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *